Restaurante SOY de Pedro Espina

Uno de los secretos mejor guardados de la gastronomía madrileña se esconde tras una sencilla puerta, sin letrero, sin indicaciones, de la calle Viriato. Uno no sabe que traspasar esa clandestina puerta le va a cambiar su concepto de la cocina japonesa.

Chef_Pedro

Vaya por delante que todos estamos “hipersushizados” y que todos los adictos conocemos nuestro restaurante de sushi perfecto, al igual que la paella de nuestra madre es la mejor del mundo. Pedro Espina no solo hace sushi, es un Chef con mayúsculas en cualquier plato que confeccione. Pero es en el sushi  donde alcanza el nivel de excelencia por el que es reconocido y respetado entre sus colegas y venerado por sus clientes.

Soy se aleja de la manida fórmula arroz+pescado+soja del shushiboom. Aquí cada pieza se deshace en la boca como una delicia uniforme, a una temperatura y una textura perfectas. Cada detalle cuenta, el wasabi se ralla al momento, la soja está elaborada por Pedro y hasta el denostado jengibre es el tránsito perfecto entre bocado y bocado.

Tras cruzar la puerta, uno encuentra un local sencillo, sin estridencias, como aquel con el que uno podría tropezarse en un barrio de Tokyo. Solo 6 mesas para que todas y cada una de ellas sea atendida de manera personalizada, desde la cocina hasta la sala. Todo sale de la mano de Pedro a la mesa y nunca a más de 16 personas. Y ahí empieza la magia.

Hoy hacemos un paseo por algunos de los platos del sushi tradicional: nigiris de Hamachi, Maguro, Pez Mantequilla o el increíble Toro. No por ser tradicionales dejan de transmitir esa unidad espiritual que la mano de Pedro les da.

Destacamos como nigiris originales de Soy, la Gamba Roja con caviar cítrico; la Batera de Ebi con viruta de Tempura;  la Anchoa con huevas y aguacate, y el nigiri de Unagui braseado. Son platos únicos, creaciones de Pedro que solo se podrán degustar aquí.

Menu

No todo va a ser sushi… rompemos la secuencia con dos platos, el Carpaccio de Lubina con algas  y huevas frescas de salmón, y con la Cuajada de Ortiguilla, que es una explosión de mar para los sentidos, como esa ostra o  aquel percebe que aún retenemos en nuestro paladar.

A ritmo de sake terminamos nuestro paseo por el alma de Pedro, quien no deja de atender ni un solo día a sus amigos y neófitos…. porque al contrario que pasa con otros grandes chefs, si Pedro no está, el restaurante no abre. ¡Gracias Pedro!

20200221_090314_resized_1
Tel. 914457447

Salud y una “pizca” de suerte 😉

4PTUM_pastilla_2020_b.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close